Formaciones tarragona

Tu tienes el poder del cambio ¡Wake Up!

Categories: Automotivación y Empoderamiento, Comunicación Auténtica, Siéntete Feliz1 comentario en Tu tienes el poder del cambio ¡Wake Up! on

Wake Up!

Cuando me refiero a Wake Up! me estoy refiriendo a un despertar, a cambiar aquello que no nos gusta, a crear nuestra realidad, nuestras situaciones cotidianas, nuestra vida.

Wake Up!

A vivir más conscientemente y a dejar de un lado la queja constante y el victimismo y empezar a crear. Es nuestra responsabilidad crear nuestra historia.

 

Imagínate la siguiente situación, muy habitual en las relaciones…

Estás con alguien y tienes muchísimas ganas de compartir una anécdota que te ha sucedido. Tiene que ser en este momento (es tu necesidad), cuando quieres y de la manera que quieres. La otra persona no te presta el caso que tu esperas. Tu pensamiento, como muchas veces hacemos, es egoísta y muy víctima, te sienta mal no recibir la atención deseada y culpas al otro, por supuesto, de tu malestar. Él no debería ser así. Te debería estar haciendo caso a ti.

¿Y que haces para cambiar la situación? NADA. Sólo quejarte, victimizarte, lamentarte por lo ocurrido, cerrarte en banda con tus pensamientos, y enfadarte. Entrar de lleno en un bucle (¡donde quizás el otro ni sabe que está metido!) y sin hacer nada al respeto.

Puedes elegir entre dos acciones. Una, cambiar la situación, teniendo claro cual es objetivo e insistir en él. Ahora bien, debes actuar con todas tus fuerzas para provocar la situación deseada, y requiere empeño por tu parte. O bien, la opción dos (muy común), no hacer nada y con ello provocar que se intensifique la situación que no quieres. Con tus pensamientos y tu victimismo, sólo consigues más distanciamiento.

 

Wake Up!

En lugar de regocijarnos en nuestro malestar podemos provocar un cambio en una situación. Podemos elegir este cambio (¡con esfuerzo!) o seguir culpando al otro. Está en nuestro poder persuadir al otro, entusiasmarle con nuestra idea, hacer que se interese por nuestra historia. Tenemos las herramientas, y haciendo uso de ellas, la historia cambia. Si o si. Pero el victimismo es más cómodo. En él nos escaqueamos, eludimos nuestra responsabilidad, que es hacer que las cosas sucedan.

 

En la empresa también suceden situaciones así. En lugar de llevar a la otra parte (compañero, jefe, cliente…) hacia donde yo quiero y crear esta realidad deseada, lo que hacemos es alimentar aquello que nos disgusta y potenciar aquello que no queremos.

Algún caso…

<¿Tengo una idea genial! ¡Se que va aportar una mejora en la empresa! La presento al responsable del desarrollo y para esta persona, ahora no es una prioridad. Me quejo, que en mi empresa no se puede aportar ideas, que no es creativa ni innovadora y ya no propongo más. El Wake Up! es cambiar la manera de vender mi idea, ¿quizás no la he hecho atractiva? ¿Quizás ha faltado información para venderla mejor? Si no provoco con mi entusiasmo la situación deseada, lo que estaré haciendo de nuevo es victimizarme y culpar al otro del no-cambio. Wake Up! Es insistir en aquella idea que yo creo buena para provocar lo que quiero, en este caso, innovar y mejorar en mi empresa.>

Otro…

<Mi jefa no me presta la atención que yo quiero, ella siempre va a su rollo y no está pendiente de mis necesidades. Puedo, alimentar mi victimismo, culpabilizar a la otra parte y callarme, además de poner mala cara, tener una actitud poco receptiva hacia ella, donde seguro que nada va a cambiar, y además puede empeorar. O bien puedo llevar la atención de mi jefe hacia el lugar donde yo quiero estar, con la actitud deseada para ambas, y así vencer esta situación perdedora. Si me quedo en el victimismo, lo único que hago es distanciarme más. ¿Es lo que quiero? Para nada, de hecho es de lo que me estoy quejando.>

Un último…

<Estoy preocupado porque las cosas en la empresa no van bien y puede que se planteen prescindir de mi. Tengo de nuevo dos opciones, una entrar en mi bucle y actuar en base a mis pensamientos, me van a echar, para que matarme, no voy a dar lo mejor de mi, empiezo a buscar otras alternativas, me desmotivo… O bien, actuar para que no ocurra, dando lo mejor de mi, comprometiéndome con el proyecto, ponerle de nuevo pasión en mis tareas, y un largo etc. que sin duda provocaría un cambio favorable>

¿Te sientes identificado con alguno de los ejemplos? ¿Crees que se dan y que nuestros comportamientos influyen en cambiar los resultados?

 

¡Yo tengo comprobado que si!

Primero tenemos que estar convencidos que tenemos el poder de generar un cambio en todas las situaciones que nos suceden, asumiendo que somos co-creadores siempre de nuestra realidad y además saber que esta es nuestra responsabilidad.

Decidir con que opción me quedo, si es con la ganadora, debemos centrarnos en el resultado deseado y enfocar nuestras acciones hacia ellos. Y para ello debo dejar de quejarme, victimizarme y dejar de culpar al otro.

Wake Up! Es vivir de una manera más despierta, responsable, creando tu realidad y deja de acrecentar los problemas de los que te quejas.

Cambiar siempre requiere un esfuerzo, y tu ¿estás dispuesto a hacerlo? ¡Cuéntame como lo vives tu!

 

 

habilidades emocionales

¡Yo se que no eres así!

Categories: Gerente de la felicidad, Siéntete FelizLeave a comment on ¡Yo se que no eres así! on

Yo se que no eres así. Te empeñas en venir cada mañana con esta cara tan seria que mantienes durante todo el día, y que incluso es de mal humor. Fíjate ¡estás todo el día con el ceño fruncido!.

Yo se que no eres así. Haces muy bien todos estos gestos y caras de disconformidad cada vez que te sientes mal por lo que recibes de las personas que están contigo, por las propuestas, por las sugerencias. Así no haces equipo.

Yo se que no eres así. Bajo el miedo del control, te empeñas en asegurarte alguna información, que luego parece que disfrutes utilizándola en contra del otro. Insisto, somos un equipo y la información es de todos, no tuya.

Yo se que no eres así. Sientes que eres el que más trabaja de todos y el que más responsabilidades tienes. Cada uno de nosotros tenemos nuestras tareas y nuestro tiempo también es limitado.

Yo se que no eres así. Te pierdes -por tu voluntad de estar mal- todo lo bueno que te ofrece tu entorno. ¡Incluso la queja se hace extensible a actividades que sabes que disfrutarías!

Yo se que no eres así.  Te quejas por todo y sueles hacerte la víctima. Los demás no son los culpables de tu malestar, ¡tienes en tus manos el poder de sentirte bien!

Yo se que no eres así. Tu sabes de que va todo, cuando alguien falla o algo va mal, ya lo sabías ¿verdad?  Pero aun así decidiste no hacer nada al respeto ni impedir que se tomaran decisiones erróneas. Disfrutas viendo que las cosas vayan mal.

Yo se que no eres así. ¡Y cuanto disfrutas viendo las debilidades del otro en lugar de las fortalezas! y por supuesto compartiéndolas fuera de este entorno para recibir el erróneo consuelo de los demás.

Mi pregunta es ¿porque te empeñas en estar en ese estado si yo se que no eres así?

Carta de un compañero a otro (que según dicen, es tóxico, aunque yo también se que no es así).

 

Voy a compartir algo contigo ¡nuestro estado natural es estar bien, ser felices! Se que sabes estar bien, te he visto cuando estás cómodo, a gusto, relajado, con los tuyos. Dando lo mejor de ti, para ti y para el otro. ¿Porque aquí, que pasamos tantas horas juntos no eres el mismo? ¿Que te lo impide?

Somos pura grandeza y felicidad, y si a veces no nos comportamos como tal, es porque no queremos sufrir, estamos sintiendo un dolor y esta es nuestra respuesta emocional, totalmente ida de nuestro control. Y que además, te hace más daño. No dejes que te encarcele tu mente, los pensamientos negativos nos hace pequeños y nos impiden sacar nuestra grandeza y estar bien con los demás. Esto es inteligencia emocional: siento una emoción y la gestiono, pero siempre por mi bien  y el de los demás.

¿Piensas que en la empresa no tienes porque hacer amigos ni disfrutar? Reflexiona a ver que te aportan estos pensamientos, porque sin duda te llevan a actuar de una forma antinatural. Y esto es muy, pero que muy cansado.

Hay que hablar, comunicarnos con gente como tu y ayudarte a crecer. Pero no te equivoques, no es tan sólo nuestra responsabilidad, no te podemos acompañar si tu no quieres en este cambio. La decisión es tuya.

Nuestra actitud es nuestra responsabilidad. Podemos hablar de motivación, pero primero va la automotivación, podemos hablar de tus derechos, pero ¿que me dices de la ley de la reciprocidad? No estás tu haciendo un favor a la empresa, ni ella a ti, el acuerdo es mutuo y esto es un ganar-ganar.

Las habilidades emocionales las podemos adquirir, no es un talento innato, y nuestro éxito profesional (y personal) recae en el dominio de estas (un 67% vs a la inteligencia intelectual que es de un 33%). Así que no me sirve el “yo soy así”. Y si es lo que piensas, ¡recuerda que puedes cambiar!

Citando a Viktor Frankl, no podemos cambiar muchas veces la realidad que vivimos, pero si es nuestra libertad, elegir como nos sentimos y que acciones tomar.

Y recuerda, la felicidad es el estado natural de la mente, así que te invito a que te dejes en paz y empieces a vivir bien, lo mereces. Déjate de rollos mentales y vive, joder.

Y si llegado a este punto, sigues pensando que todo esto no va contigo, que tu tienes toda la razón, que el resto está conspirando contra ti,  ¿Que haces en este lugar?. Coge y lárgate a otro sitio donde seas feliz, porque no merceces sentirte así y porque yo se que no eres así.

 

 

¡¡WOW!! Te cuento mi experiencia en Google ;)

Categories: Esencia Corporativa, Siéntete FelizTags: , , , , , , , Leave a comment on ¡¡WOW!! Te cuento mi experiencia en Google ;) on

¡Recién llegada de Googleplex, Mountain View -San Francisco, California- quiero compartir como ha sido mi experiencia en las instalaciones de la compañía americana Google! Creo sinceramente que todavía sigo con cara de sorprendida 😉

Hay algo que año tras año hablo con mis clientes: políticas acerca de la felicidad en Google, y la respuesta más habitual que recibo es <si, Bibi, estas prácticas están muy bien, pero en mi empresa ¡no funcionan!>. Y yo pregunto, ¿a caso las has puesto en práctica? ¿cual de ellas no te funciona? ¿cual has intentado adaptar a tu personal?

Y es que las prácticas habituales de People Operation o POPs (como llaman ellos al Dpto. de RRHH) no se limitan a unos futbolines y zonas de descanso, van mucho más allá. ¿La clave del éxito para Google? Según ellos mismos, son la calidad de las personas con las que trabajan, la sensación de que el trabajo es significativo y mezclar innovación, eficiencia y el sentido de pertenencia.

Será por algo que Google lleva seis años consecutivos siendo la mejor compañía donde trabajar en Estados Unidos, según el raking realizado por la revista Fortune. Son los mismos trabajadores quienes mediante encuestas de satisfacción deciden si es su empresa la mejor compañía donde trabajar. El orgullo de pertenencia va estrechamente ligado con el valor que un trabajador aporta a la empresa.

¡Y es que es la primera empresa que conozco que tiene una tienda de merchandising donde los propios trabajadores (ellos se llaman colegas curiosos y creativos) son el principal cliente. ¡Me impresionó ver como lucían con orgullo sus camisetas corporativas!

Google, puede estar recibiendo al día 6.000 solicitudes de trabajo. En este artículo, comparto contigo algunas de las prácticas que tienen en recursos humanos, porque está tan valorada y todo el mundo quiere trabajar en ella. Realmente consiguen prácticas que influyen positivamente en la vida de sus colegas.

 

Veamos algunas:

– Un trabajo con sentido, ayudar a cambiar y a mejorar el mundo, impactar y dejar huella es un objetivo de la compañía americana. Todos sus empleados conocen bien su visión.

– Una comunicación transparente y bidireccional, clave en esta compañía. Preguntar a la gente de su equipo que cambiaría en los proyectos e incluso de la empresa. Tener en cuenta las aportaciones da confianza al trabajador además de asegurar un compromiso hacia la innovación y la evolución.

– La incorporación de las personas que trabajan en Google tiene un particular proceso de selección, que puede durar meses, y en donde varias personas tienen que confirmar que quieren trabajar con el candidato.

– La autenticidad de la persona es fundamental en Google, independientemente de la raza, el sexo u orientación sexual, el estatus, la edad, la religión, etc. También promueven un vestuario formal o informal a gusto del trabajador, seas como seas, en Google se valora el talento.

– El crecimiento y desarrollo de las personas en el liderazgo, un mantra que tienen muy claro es <find them, grow them, keep them>, encuéntralos, hazlos crecer y mantenlos. No están exentos de competencia, Apple, Amazon, Facebook y Microsoft son sólo algunas de las empresas que buscan talento.

– Las condiciones impresionantemente óptimas en el lugar de trabajo. Me entusiasmaron los amplios espacios diáfanos, la luz de las pantallas regulables, mesas electrónicas adaptables en altura a gusto del trabajador, ¡muchos de ellos trabajan de pie porque están más cómodos así!

– La flexibilidad en los horarios de cada uno de sus trabajadores. Las oficinas de Googleplex están abiertas todos los días del año, 24 horas, pueden acudir en aquellas horas que deciden que son más productivos o les permite conciliar mejor con su vida personal.

– Formación continuada cada año, tanto técnica como de habilidades interpersonales.  People Operation  estudia las carreras de cada uno de sus empleados, proponen la formación que les hará ser mejores profesionales y desarrollar todo su potencial.

– ¡Claro que si! Las zonas de futbolines, volley, masajes, gimnasios, huertos, piscinas, toboganes y juegos también están,  tal y como lo hemos visto mil veces, pero es que para Google, el relax es una inyección directa hacia la creatividad, colaboración y la productividad. No tan sólo no  controlan el tiempo libre, sino que piensan que si los colegas están poco rato en el desayuno puede que ¡no estén conociendo a gente nueva o involucrándose con el equipo!

– Todo son facilidades, hasta el punto que la compañía les ofrece el desayuno, la comida y la cena completamente gratis. Los mejores chefs aseguran una comida orgánica y llena de alimentos ricos que favorecen una dieta saludable. Además de contar con otros servicios como la guardería, lavandería, la peluquería, transporte gratuito hasta la sede, movilidad dentro de los campus con bicicletas corporativas, etc.

Las famosas foodtrucks que están instaladas por el campus también son una oportunidad para aquellos emprendedores que quieran dedicarse a ello, pues durante el primer año, les animan a gestionar las que ofrecen la comida a los empleados y así coger la experiencia para luego, si quieren, dedicarse a ello. Good idea!

– ¿Una curiosidad más? Los perros son bienvenidos, tienen la convicción que son una pieza clave en la vida del trabajador y por lo tanto también en el puesto de trabajo, ¡así que no es de extrañar encontrar a los empleados acudir a Googleplex con sus mascotas!

Y como no, me encantó su gente, gente atrevida, curiosa, flexible, proactiva, adorable, con mucho potencial, creativa y sobretodo esa ambición por cambiar el mundo. ¡Y es que están más que entrenados!.

Te tengo que confesar que me encantan estas prácticas, que si confío en ellas, que no tan sólo en Google funcionan, pues si, tengo clientes que las han puesto en práctica aquí, y ellos también ven como aumenta el rendimiento 😉

Y todas ellas lo trabajamos en los cursos Siéntete Feliz y/o Gerente de la Felicidad de mi programa de Felicidad en la Empresa, si quieres saber más… ¡contáctame!

 

No vaya a ser… ¡que seas feliz!

Categories: Siéntete Feliz, The Corner Of HappinessLeave a comment on No vaya a ser… ¡que seas feliz! on

Cuando me preguntan a menudo por la fórmula de felicidad, tan anhelada por tod@s, mi respuesta es que no existen ni fórmulas ni recetas mágicas. No vaya a ser… ¡que seas feliz! es una recopilación de varias practicas que he ido adquiriendo a lo largo de mis formaciones. Esta vez te comparto cuatro elementos, que entrenándolos puedes obtener este bienestar, esta paz interior, este equilibrio que yo llamo felicidad.

Matthieu Richard -considerado el hombre más feliz del mundo (aunque a el mismo, no le gusta esta etiqueta)-, entre sus diferentes ponencias, libros, etc. comparte que a él hay dos elementos esenciales para la felicidad del hombre, que son la compasión y la gratitud, sin duda alguna, si las practicas te aportan felicidad.

En este artículo te hablaré de ellas, pues la experiencia me demuestra que si, que la práctica de ellas nos acerca a esta sensación de paz y de equilibrio, que nombramos muchas veces felicidad. Además, te quiero añadir dos factores más que para mi son esenciales también, el perdón y la apertura.

Hablemos de cada uno de estos elementos más detenidamente:

GRATITUD. Este sentimiento que tenemos de agradecimiento hacia las personas, hacia la vida, hacia uno mismo, es un sentimiento de reconocimiento hacia alguien o a algo. ¿Que sería dar cada día las gracias a todo lo que ya tenemos? Te invito que por las mañanas agradezcas antes de empezar el día todo lo que ya tienes y que al paso de las horas sigas con este sentimiento positivo. Tienes una práctica de gratitud en el artículo de blog: Afortunadamente 😉

COMPASIÓN. Para mi la compasión es ir un paso más allá de la empatía. Es ofrecer a las personas de tu entorno conocido o no, afecto, respeto y amor, sean cuales sean sus acciones, darle siempre lo mejor de ti. Compasión es no reaccionar desde tu yo, es utilizar la comprensión, la apertura, estar por encima de tus pensamientos y emociones y entregar todo aquello positivo al  otro, sea cual sea sus acciones.  Tienes también una práctica en mi artículo de blog: Mirar con profundidad 😉 .

PERDÓN. Esta es la práctica que le añadiría a Matthieu Richard, pues el perdón está al otro lado del orgullo y del resentimiento, dejar de lado estas emociones que nos hacen pequeños como seres humanos para dejar paso al amor y a la confianza. El perdón nos ofrece paz, y hay que aclarar que no quiere decir estar de acuerdo con la situación. Pero si tener una sensación de calma ante una situación, ante una persona. Perdonar para mi es curar las heridas del pasado. Y si puedes ir un paso más allá, reconcilíate -aunque no siempre está de nuestra mano hacer que la otra parte esté abierta a ello-.

APERTURA. Digo apertura a la aceptación de lo que es. Al no juicio de como deberían ser las cosas. A la sabiduría de estar sin juzgar. Al compromiso de ver las cosas como son sin añadirle los pensamientos negativos muchas veces acompañan a las situaciones.

Si, lo se, todo ello es sentido común, ¡puede ser que por ello sea tan difícil de aplicar!

Estaré encantada de leerte y saber que elementos o que acciones utilizas tu y que te aportan equilibrio interior. ¡Mil gracias!

Más recursos de felicidad en nuestro programa de Siéntete Feliz en la Empresa.

Pensamiento positivo

¿Pensamiento positivo? Aquí tienes una herramienta ;)

Categories: Siéntete Feliz, The Corner Of HappinessTags: , , , , , , 1 comentario en ¿Pensamiento positivo? Aquí tienes una herramienta ;) on

Tenemos a nuestra disposición muchísimos recursos para tener un pensamiento positivo y optimista, ¡y utilizarlos nos aportará energía y actitud positiva! Así que hoy quiero compartir contigo uno que a mi me sirve ¡y muchísimo! para sacar todo aquello positivo en mi día a día. Es uno de esos recursos que cuando lo integras te da muchísima paz y es que ¡de esto va!, no caer en el victimismo y quejarnos de todo lo que nos sucede, y empezar a celebrar ya todo lo buenísimo que tenemos en nuestras vidas.

Y es que esta es nuestra libertad, la manera con la que interpretamos las cosas que nos ocurren y todos tenemos esta capacidad de cambio. Practicar este pensamiento positivo y de gratitud, es también un proceso que debemos hacer conscientemente.

El recurso lo extraje de un poderoso libro que me encantó, y te recomiendo encarecidamente, ‘La ciencia del lenguaje positivo: como nos cambian las palabras que elegimos’ de Luis Castellanos (Ed. Paidós) y entre muchas, recomienda esta práctica que invito a que hagas ahora mismo y sin excusas. ¡Porque sólo obtenemos cambios cuando hacemos las cosas! Así que coge un boli y un papel.

Piensa una situación que te saque de tus casillas, una situación cotidiana, que se repita, así como <cada mañana en la reunión con proveedores hay alguien de mi equipo que me pone de los nervios>, <cada mañana tengo que atender miles de llamadas> o ¡que se yo! igual pasa por la que hace poco compartía una participante en uno de mis cursos de Comunicación Auténtica <cada mañana mi hijo me pone de los nervios entre la tele, el desayuno, la ropa que va a ponerse y preparar la mochila, llego tarde al trabajo y de mal humor>, nos suceden muchas de estas situaciones a diario.

Piensa tu ahora una. Y escríbela en el papel, si, ahora, no te va a llevar más de dos minutos.

¿La tienes? Pues ahora te invito que escribas la palabra AFORTUNADAMENTE antes de la primera palabra, es decir, ahora tu relato empieza con la palabra Afortunadamente. Lo se, te cuesta ver esta misma frase con la palabra afortunadamente delante, pero este es el ejercicio. Lo que quiero es que saques todo lo positivo de esta misma situación.

Sigo con el ejemplo de la participante en el training, que me dijo <ahora Bibi, es cuando me pongo a llorar (¡que emoción!)>. Afortunadamente cada mañana mi hijo me pone de los nervios entre la tele, el desayuno, la ropa que va a ponerse y preparar la mochila, y me doy cuenta que afortunadamente mi hijo puede ir a la escuela cada mañana (según cifras del Instituto de Estadística de la UNESCO en el 2016: unos 263 millones de niños y jóvenes, cifra equivalente a la cuarta parte de la población de Europa, no están escolarizados), que afortunadamente tengo a mi hijo a mi lado -¡tanto él como yo estamos aquí y ahora juntos!-, que afortunadamente tengo un trabajo que me permite seguir adelante con nuestra vida, que afortunadamente tengo la energía para levantarme cada mañana de la cama (según un informe realizado por la Organización Mundial de la Salud y presentado en Ginebra este mismo año, la depresión afectó en 2015 a más de 322 millones de personas de la población mundial, aumentando un 18,4 por ciento entre el 2005 y el 2015, impidiendo que muchas personas no tengan la fuerza para levantarse cada mañana), que afortunadamente tengo un desayuno que ofrecerle y un techo donde convivimos, y podría seguir.

Nos obsesionamos con todas las cosas negativas que se nos presentan en la vida, ¿y que pasa si nos empezamos a enamorar de todas las positivas que tenemos? Está de nuestras manos interpretar la vida viendo el resultado positivo, esto te llevará a un estado mucho más tranquilo, en paz y de gratitud, ¿lo practicamos? ¡Atrévete!

¡Estaré encantada de leer tu comentario! Y si te gusta… ¡comparte!

 

recursos y lecciones para la vida

Ahora… ¡te vas a enterar!

Categories: Esencia Corporativa, Siéntete FelizTags: , , , Leave a comment on Ahora… ¡te vas a enterar! on

 

Hace casi 20 años recibí mi primer curso de habilidades de venta, para aquel entonces yo trabajaba en una empresa multinacional y Olga era la responsable de impartir el curso. Tengo que decir que más que habilidades de venta fueron recursos y lecciones para la vida, sobre comunicación, desarrollo y liderazgo, y la venta era una consecuencia de todo ello.

Entre muchos aprendizajes me impactó una lección de comunicación, en este caso hablábamos sobre la amabilidad con el cliente, ella nos dijo con total convicción que siempre teníamos que ser amables. ¿Cómo? ¿Siempre amables? No, yo no lo había entendido así hasta aquel entonces. Yo tenía una actitud amable siempre y cuando el cliente la tuviera conmigo, y en el caso de no ser así, si me encontraba un cliente con una actitud borde, yo me permitía serlo más. Esta era mi venganza, y a corto plazo me hacía sentir bien (o esto pensaba).

Si él me hacía daño con su actitud, yo tenía el derecho de devolverle, ¿o no? ¡Pues claro que si!, tenía el derecho, pero esto tan sólo hacía que agravar la situación y las consecuencias podían ser nefastas. Todos perdíamos. Con esta actitud tan sólo me posicionaba a su nivel –incoherente, ya que lo que hacía era tener la actitud que me disgustaba, que yo misma criticaba-, además de empeorar una relación que no estaba en mi poder romperla, pues era un cliente de mi empresa. Olga me enseñó que si yo seguía con mi amabilidad, él al final se relajaría. Y poniéndolo en práctica he podido ver que así era, en este y muchos otros casos en la vida.

Esto nos sucede a diario en las organizaciones, no me han incluido en un proyecto que me correspondía, ahora se van a enterar, me han criticado un trabajo que he realizado, ahora se van a enterar, el jefe de la otra sección no me habla, ahora se va a enterar, este cliente es muy pesado, ahora se va a enterar, mi compañero no debería actuar así, ahora se va a enterar, y un largo etcétera. Son algunos ejemplos con los que convivimos, y que desafortunadamente ya hemos normalizado.

Cada día nos enfrentamos a situaciones que nos provocan malestar, tanto en nuestra vida personal como profesional, y hacemos responsable de la situación a la persona que crea la acción, y la responsabilizamos –si esta persona no hubiera actuado así, yo no sacaría lo peor de mi-. No nos victimicemos tanto, tu grandeza depende de ti.

Primer punto a revisar: las expectativas que siempre tenemos ante una persona, ante una situación. Nos creemos que todos deben ser como yo quiero o pienso que deben ser y actuar de la manera que yo actuaría ¿y porque debería ser así? ¡Cada uno de nosotros vivimos la realidad de una manera diferente y pensamos que tenemos siempre la razón!

La venganza además de no aportarnos, nos resta, y es que estamos focalizando la atención en aquella situación que tanto dolor nos ha provocado por lo que estamos haciéndolo más grave, más grande. Vivir en la venganza hará que nos recreemos en la situación una y otra vez. Y esto es una elección: ¿porque no elegimos focalizar la energía en algo que nos construya como personas? ¿En algo que nos aporte? No te hagas más daño, ya has sufrido lo suficiente, si estás pensando en una venganza es porque estás dolido, pero no sigas, seguir con la venganza sólo te hace más daño, y al otro también.

Pienso que todos actuamos con una intención positiva, que actuamos según nuestros recursos emocionales, lo que nos han enseñado, lo que hemos vivido, nuestra experiencia y que actuamos siempre para protegernos del propio dolor. Observar a los otros con una nueva mirada y desde el corazón, empatizar, practicar la compasión y el perdón, son algunos recursos. ¿Acaso cada uno de nosotros somos perfectos para castigar a los otros?

Y si además, tomamos consciencia de nuestros valores y los utilizamos para que nos guíen en nuestros comportamientos, podemos hacer una gestión de nuestras emociones proactiva (elegirla) y no reactiva (dejarla bajo el impulso), las acciones consecuentes de la ira y el enfado pueden ser muy negativas, nos dejamos llevar por ellas y perdemos el control, entrando en un bucle del cual nos es difícil salir. El olvido es una vía –no se si más fácil- pero más efectiva. Si para mi son importantes los valores de amor, conexión, crecimiento, respeto y evolución (por ejemplo), la venganza es una acción que se los carga todos. Entonces ¿porque actuar así?

Nadie dijo que fuera fácil, sólo la práctica de ello nos llevará a una maestría emocional que nos haga sentir bien con uno mismo y con los demás. Practicar de una manera cotidiana y en los comportamientos más básicos es fundamental para situaciones que realmente se nos vayan de las manos.

Me gusta tu grandeza como ser humano, no te quedes con la pequeñez. ¿Te atreves?

 

¿Y si miramos más profundamente al otro?

¿Y si miramos más profundamente al otro?

Categories: Comunicación Auténtica, Siéntete Feliz, The Corner Of HappinessLeave a comment on ¿Y si miramos más profundamente al otro? on

¿Que sucede en tu mente cuando un cliente actúa de una manera que no esperas? ¿Que te pasa cuando tu jefe tiene una reacción que no te gusta? ¿O cuando es una persona que está ofreciendo su talento en tu empresa y tampoco entiendes su actitud?

¿Es enfado? ¿Bloqueo? ¿Reacción negativa? Puede que nos creamos alguien muy importante y superior a los demás, porque cuando estamos actuando así, no estamos comprendiendo que le sucede al otro, no vemos más allá, desconocemos el porqué de su actitud y simplemente nos limitamos a defendernos de algo que creemos que no debería ser así y a enfadarnos nosotros también.

¿A caso conocemos lo que está viviendo el otro en su interior? ¿A caso vemos la realidad con sus mismos ojos? ¿A caso sabemos que experiencias ha vivido? Todo el mundo siente emociones positivas y negativas, y creo firmemente en la intención positiva, es decir, si no nos sentimos bien no es porque no queramos, sinó que simplemente no tenemos los recursos para hacerlo mejor. Nunca me he encontrado a nadie que me diga que le gusta estar todo el día de mal humor, enfadado, o que no quiera sentirse bien o ser feliz.

Y, ¿quienes somos para juzgar a los otros? Bastante tenemos con lo nuestro. Una de las habilidades que más me gusta de las personas inteligentes emocionalmente, es el desarrollo de esa voluntad de hacer crecer a los otros, siempre procuran que el otro se sienta bien, y creo que es un signo de fortaleza emocional.

Estoy de acuerdo con Mathieu Richard cuando dice que la compasión y la gratitud son dos factores fundamentales en la felicidad de los seres humanos (puedes ver más en su charla TED: https://www.ted.com/talks/matthieu_ricard_on_the_habits_of_happiness?language=ca) . Me gusta ver la compasión como la solidaridad, el sentimiento que tienes al percibir el sufrimiento del otro, el desarrollo de la comprensión e ir un paso más allá de la empatía.

Y esta es mi invitación, cuando alguien tenga una actitud de desprecio, por ejemplo, una actitud negativa hacia ti, una actitud de ira, una actitud que te hace más pequeño, o una actitud borde u otras emociones más, piensa que esta persona que tienes al frente no se está sintiendo bien y es una manera de reflejarlo, pues no dispone de los recursos emocionales para hacerlo mejor. Te aportará equilibrio. No actúes de la misma forma, no te rebajes en amor, sigue admirándolo y comprendiéndole. Si actuamos ojo por ojo, al final todos nos quedaremos todos ciegos.

¿Un ejercicio que nos puede servir? Lo aprendí en un retiro con Joel & Michelle Levey y creo que es de los más impactantes que he hecho. Primero practica con un compañero de trabajo, siéntate con él o ella y repetid, sentados de frente, estas frases ¡y disfrutad! A ver que pasa. Luego utilízalo durante todo el año sin moderación, en todas tus relaciones, no hace falta que lo expreses en voz alta pero si que lo sientas.

 

Tú eres una persona con un gran corazón, just like me.
Tu eres una persona que quieres ser feliz, just like me.
Tu eres una persona con tus emociones y tus pensamientos, just like me.
Tu eres una persona con tus decepciones, just like me.
Tú eres una persona con días buenos y días malos, just like me.
Tu eres una persona con tus recursos, just like me.
Tú eres una persona con tus enfados y tus frustraciones, just like me.
Tú eres una persona con tus experiencias y tus valores, just like me.
Tú eres una persona que quieres ser querida, just like me.
Tú eres una persona que quieres dar amor, just like me.
Tú eres una gran persona, just like me.
Tú mereces ser feliz, just like me.

 

El reconocer que a todos nos pasa de vez en cuando estas reacciones emocionales negativas y saber que todos buscamos lo mismo, huir del dolor en búsqueda de la felicidad, nos aporta calma, además estaremos decidiendo proactivamente nuestra emociones, signo de una evolución personal.

Natalia, este post va dedicado a ti 😉 ¡Gracias por la huella que has dejado en mi corazón!

Un bezaso y que tengas un año 2016 lleno de éxitos personales y profesionales.

Simplemente, sé tú.

Y hoy, más que nunca, te digo… ¡Sé tu!

Categories: Gerente de la felicidad, Siéntete Feliz, The Corner Of HappinessLeave a comment on Y hoy, más que nunca, te digo… ¡Sé tu! on

Simplemente, sé tu.

 

Porque cuando eres tu, te conectas con la esencia, la fortaleza y la belleza, y te permites admirar la tuya y la de los demás.

Porque cuando eres tu, recuperas la espontaneidad de cuando somos niños, vives el presente y creas momentos únicos.

Porque cuando eres tu, te alías con tu confianza y tu amor, brillas, sonríes e iluminas todo en cuanto está a tu alrededor.

Porque cuando eres tu, te escuchas y te respetas, te permites regalarte lo mejor, y aquí abandonas tus miedos para fortalecer tu actitud para perseguir tus sueños.

Porque cuando eres tu, entregas siempre lo mejor de ti y desatas toda tu creatividad y tu talento.

Porque cuando eres tu, te crees quien eres y los límites que te has puesto hasta el momento se hacen pequeños.

Porque cuando eres tu, te atreves a hacer lo que realmente te hace vibrar y el disfrute se refleja en tus ojos. ¡Vives!

Porque cuando eres tu, te conectas a la vida con pasión, y así encantas y enamoras.

Porque cuando eres tu, te mimas, te amas y te aceptas, y ello se refleja en el ser que puedes llegar a ser.

Porque cuando eres tu, te liberas de la presión de ser lo que otros opinan y esperan, viviendo tu vida.

Porque cuando eres tu, te regalas tu mejor de las actitudes creando tu vida, al final nadie morirá por ti.

Porque cuando eres tu, te permites brillar y ser auténtico, inspiras y dejas huella a los que te rodean.

Porque cuando eres tu, eres flexible, te alineas y te equilibras, se reducen los obstáculos y todo fluye.

Porque cuando eres tu, se diluyen las preocupaciones, los miedos y los prejuicios. Llevas demasiado tiemo con ellos ¿no?

Porque cuando eres tu, te atreves a salir de la zona de comodidad y te permites que sucedan las cosas mágicas.

Porque cuando eres tu, te alineas con tu destino y te atreves a amarlo y a crearlo.

Porque cuando eres tu, le sumas a la vida, le sumas a la gente y te sumas a ti.

 

¿Y si te dejas de historias?

Simplemente, sé tu.

Millennials ¡Y es que es cuestión de actitud!

Categories: Automotivación y Empoderamiento, Siéntete Feliz, The Corner Of Happiness1 comentario en Millennials ¡Y es que es cuestión de actitud! on

Ayer asistí en una interesante formación de márqueting sobre nuevas tendencias y comportamientos, en este caso era acerca los millennials, la generación Y que abarca a los jóvenes nacidos entre el 1980 y el 2000.

Personalmente, estoy a tan sólo 29 días de ellos (nacida en diciembre del 1979), aun así, somos muchos los que compartimos sus ideales como la actitud, el reto, la proactividad, el propósito, la pasión, la rebeldía, ¿te resuena alguno de ellos?
1

Tienes claro tu propósito de vida y has convertido tu pasión en tu trabajo. Confundes los límites de lo personal y lo profesional pues ambos van muy alineados. Haces lo que te apasiona, lo que te hace feliz. Has conectado pasión y trabajo. Eres el administrador de tus propios horarios (por cierto, nada convencionales).

2

Vives el presente. Vives plenamente todos y cada uno de los días. Carpe Diem. Disfrutas de nuevas experiencias. Te adaptas a un presente que va a toda velocidad. Eres flexible. Disfrutas con el cambio. Tomas decisiones rápidas. Disfrutas del camino (y no del destino final). Ves siempre nuevas oportunidades. Esperas resultados inmediatos. También eres impaciente.

3

Te gusta la cercanía. La transparencia y la autenticidad. Descuidas los formalismos prefiriendo el tu a tu. Eres informal y rebelde por naturaleza. Opinas y formas parte de la realidad. No te gustan las jerarquías, prefieres la igualdad y el respeto mutuo. Te gusta lo colaboración y la cooperación. Te gusta compartir espacios, también los de trabajo. Entre todos sabemos más.

4

Eres proactivo. Te sientes vivo aportando. Emprendedor. Te gusta confiar y apoyar nuevos modelos de negocios. Pruebas nuevos productos. Te gusta estar al día de las nuevas tendencias. Redefines productos y servicios a las necesidades de hoy. Sigues marcas de manera incondicional. También amas la responsabilidad social.

6

Te importa tu bienestar mental (puede que incluso más que el físico). Te gusta evolucionar y crecer. Eres seguro y confías en ti. Sabes que tienes potencial. Sabes que es cuestión de actitud. Tienes grandes aspiraciones. Te pone el reto. También te pone el éxito. Estás presente en las redes sociales.
Y es que muchísimas veces no es cuestión de edad, sino de actitud, ¿tu también eres un millennial?

Loading...